Usar el móvil al volante, tan peligroso como beber

Noticias y novedades

La distracciones que se producen cuando se está conduciendo pueden provocar accidentes de tráfico importantes. Hablar por el móvil, discutir, desviar la vista de la carretera; todo puede incurrir en un error al volante. La Universidad de Barcelona ha querido, junto a otras universidades de Australia como la de Wollongong, la Tecnológica de Swinburne y la Victoria, y junto al Instituto para la respiración y el sueño, demostrar la equivalencia de las distracciones por usar el móvil con beber al volante.

Equivalencia móvil/alcohol al volante

El estudio ha sido publicado en la revista Traffic Injury Prevention y arroja varios datos importantes, por ejemplo, que el uso del móvil (hablar por mensajería instantánea, hablar con el manos libres con cascos o actualizar las redes sociales) equivale a una tasa de alcoholemia situada por encima de lo permitido por la ley. Según los análisis y experimentos que han llevado a cabo, una conversación telefónica que requiera una concentración elevada equivaldría a 0,5 gramos/litro en un test de alcoholemia. Enviar un mensaje de texto o usar mensajería instantánea (tipo Whatsapp), aumentaría esta equivalencia hasta una tasa de 1 g/l.

El experimento

El estudio se llevó a cabo con la colaboración de 12 personas con carnet de conducir y que no tocaban los extremos en cuanto al consumo de alcohol, es decir, quedaban excluidas aquellas peronas que nunca había bebido alcohol así como las que lo consumían de forma habitual.

El experimento se llevó a cabo en dos días con una separación de una semana. En uno se conducía tras consumir alcohol y en otro usando el móvil. Comparando los resultados obtenidos en cuanto a la capacidad de reacción en ambos casos se pudo comprobar la equivalencia expuesta anteriormente.

Fuente: El Mundo

Archivado en:

Ayúdanos a mejorar